SamaWasi

El Envejecimiento De La Población

Casa  >>  Biodanza  >>  El Envejecimiento De La Población

El Envejecimiento De La Población

En diciembre 17, 2013, publicado por , En Biodanza,Blog, Con Comentarios desactivados en El Envejecimiento De La Población

Cada vez hay mayor longevidad que es alcanzada por un grupo de población proporcionalmente más numeroso. En el siglo XXI la población mundial envejecerá más aún, pues se prevé que la natalidad siga descendiendo y que la mortalidad continúe siendo baja. Por lo tanto, habrá menos niños y la gente vivirá más años; tal vez en el año 2050 el número de adultos mayores en el mundo alcance el 22%. Si se cumplen las predicciones, uno de cada cinco habitantes del planeta tendrá más de 65 años a mediados del siglo XXI; es ésta una verdadera revolución demográfica.

En la última mitad del siglo XX, se evidencia un aumento de la esperanza de vida promedio de la población mundial alrededor de 25 años.
La disminución de las tasas de fecundidad y la mayor esperanza de vida están alterando el panorama demográfico de los países en todo el mundo, y cuestionando no solo nuestras ideas sobre la manera de financiar la asistencia a las personas mayores, sino también nuestras actitudes ante el envejecimiento

Leonardo Strejilevich, Universidad Maimónides.

Para los países el envejecimiento poblacional representa un desafío en el orden cultural, político y económico, ya que necesitan promover la participación de esta franja etarea en la sociedad así como satisfacer sus necesidades.

Cada vez es más frecuente oír hablar de la “revolución de la longevidad” o del “boom de los abuelitos”. Así, las Naciones Unidas decidieron conmemorar en 1999, el Año Internacional de las Personas de Edad, bajo el lema de “Una sociedad para todas las edades”.

En el futuro, el hecho de que el planeta se convierta en escenario de la convivencia de cuatro o cinco generaciones alterará necesariamente la identidad y la función social de los ancianos. Es posible afirmar que ha llegado el momento de poner en primer plano el respeto a las personas de edad avanzada y promover su activa participación social, a través de la instrumentación de políticas públicas pertinentes.

Diez años atrás un informe de las Naciones Unidas sobre el envejecimiento de la población mundial vaticinaba que para 2050 las personas de edad superarían en cantidad, por primera vez, a los jóvenes. Sin embargo, esa predicción se vio prontamente superada ya que la población mayor igualará o superará en 2025 a la población activa, según datos que acaba de ofrecer el ministerio de Salud de la Nación. No se desconoce que en el último cuarto de siglo la esperanza de vida se incrementó en 17 años. Estas y otras referencias, que surgieron en el contexto de las jornadas sobre envejecimiento y salud que se realizaron en la facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Buenos Aires, tienen consecuencias e implicancias directas en campos tan dispares y trascendentes como el sanitario, el económico y el cultural, entre muchos otros. En la Argentina se estima que para 2025 la población de personas de 80 años y más crecerá un 13 por ciento respecto de la cifra de 2010, acorde a las proyecciones demográficas. Las cifras oficiales dan cuenta que en la actualidad hay más de 5 millones de personas mayores de 60 años y de éstos cerca de 1.500.000 pasan la barrera de los 75.
Natalia Muñiz, Diario Popular

Los expertos señalan varios desafíos. Hay que combatir la segregación por edad, es decir, que los niños se concentren en guarderías y los viejos se establezcan en internados. Lo ideal es propender por una sociedad que integre más a todas las edades para que sea posible que tanto las personas viejas como las jóvenes se nutran mutuamente de sus experiencias. Esta idea se extiende a los espacios públicos, pues tal como están las cosas actualmente, las calles y las normas de tránsito no están diseñadas para personas de todas las edades, incluidos individuos que caminan más lentamente o que no ven ni escuchan bien. El otro gran reto es entender la vida como un continuo y no un guión vacío.

Según Hagestad, esto quiere decir abrir espacios y crear roles significativos para todos, para poder vivir la vejez con bienestar y satisfacción.

La necesidad de contribuir en la sociedad debe durar hasta el final de la vida”, dice la socióloga. La idea es que, si bien se le han agregado años de vida a la existencia, “ahora hay que pensar en agregarles vida a esos años.
Dra. Gunhild O. Hagestad, Profesora de Sociología, Agder Collage. Noruega y Universidad de Northwestern, Illinois, Estados Unidos de América.